Las dos clases de demoliciones más comunes

Cuando se tiene que demoler un edificio, contar con una empresa especializada en derribos en Valencia es necesario para que todo salga como está planificado en el proyecto de demolición. Dentro de este sector, se pueden utilizar muchos métodos diferentes, aunque hay dos que son muy comunes y los más extendidos actualmente.

Demolición por golpes y demolición mecánica

La demolición por golpes son las que menos se controlan, pero a su vez son las más económicas y rápidas de llevar a cabo. Se una cuando no hay ninguna clase de riesgo de dañar a los edificios colindantes, tanto en su totalidad como en parte.

Normalmente se usan masas rígidas suspendidas de cables que funcionan como péndulos y golpean la fachada, algo para lo que se requiere un control por parte del obrero para poder golpear apropiadamente el lugar necesario.

Por su parte, las demoliciones mecánicas son aquellas en las que se usa maquinaria para llevar a cabo la demolición. Lo normal es que se utilicen martillos de percusión con cabezas de acero de varios tamaños diferentes, lo que permite adaptar el trabajo a cada zona.
También se utilizan pinzas o cizallas para poder cortar las barras de acero que hay dentro del hormigón. Son muy útiles para trabajar a cierta altura dado que además pueden sostener los pedazos cortados. Esta clase de sistemas se pueden controlar mejor y para su manejo el operario debe tener la formación adecuada para que la demolición se lleve a cabo tal y como se necesita, sin afectar a ninguna clase de infraestructura colindante.