Los árboles y los proyectos de obra civil

Como profesionales en obra civil podemos ver como estos trabajos también evolucionan a lo largo del tiempo. Por ejemplo, en los últimos años, los árboles se integran cada vez más en los proyectos y se tienen muy en cuenta.

La cohabitación entre árboles y obras

Nuestro papel es mejorar esta cohabitación y concienciar sobre la necesidad de respetar los árboles, tomando las medidas adecuadas antes, durante y después de la obra, de manera que se minimicen las posibles lesiones y daños al árbol, a sus raíces, a su tronco y a sus ramas.

En los últimos años, durante el desarrollo de mejoras en las zonas urbanas, cada vez se tienen más en cuenta los árboles existentes en las calles y se integran en los futuros proyectos de construcción. Esta es una excelente tendencia para el patrimonio arbóreo urbano de nuestras regiones, manteniendo así la calidad y la diversidad del mismo. Además, los árboles son también un valor añadido para cada proyecto.

Para poder proteger los árboles hay que seguir unas medidas de seguridad básicas: Por ejemplo, antes de la construcción, se debe colocar una valla protectora alrededor del árbol. Durante el periodo de construcción, se debe evitar la contaminación del suelo por productos nocivos, así como modificar la estructura del suelo. Se debe evitar golpear a los árboles y tener mucho cuidado con las raíces, de manera que las excavaciones no las dañen de ninguna manera. Por último, tras la construcción un experto debe analizar el estado del árbol.